Las enfermedades periodontales son patologías que afectan al periodonto, es decir a los tejidos que sostienen los dientes. Causadas por bacterias aunque el origen es multifactorial.

Las consecuencias a nivel local ( en la boca ) más importantes son la pérdida de dientes lo que produce efectos sobre la estética y sobre funciones como la masticación. A nivel sistémico ( en el resto del cuerpo) la presencia de gran cantidad de bacterias debajo de la encía hace que puedan pasar a la sangre y, ya sea directamente o por la inflamación sistémica que generan, afectar a otros lugares del organismo como riesgo de descompensación de diabetes entre otros.

La asociación entre diabetes y enfermedades periodontales es bidireccional , es decir que la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades periodontales y que la enfermedades periodontales pueden afectar a la diabetes, perjudicando el control de la glucemia.

Los resultados de los tratamientos periodontales en pacientes diabéticos, muestra claras mejorías en todas las variables clínicas y los resultados son, además, similares de manera global a los de pacientes no diabéticos. Sin embargo, los pacientes con diabetes mal controlada y de larga duración, tiene mayor tendencia a la recidiva y pérdida de dientes durante la fase de mantenimiento periodontal que se realiza tras el tratamiento.

Por lo tanto el tratamiento periodontal podría mejorar el control de la glucemia en pacientes diabéticos.