Es una enfermedad bacteriana producida por una serie de microbios que viven en nuestra boca, los cuales atacan a las estructuras dentales.

La caries es además la enfermedad crónica infantil más común

¿A partir de cuándo puede aparecer?  Desde el mismo instante en que aparecen los primeros dientes en la boca del niño. Por lo tanto es conveniente empezar la limpieza bucal de sus dientecitos, que se llevará a cabo con una pequeña gasa húmeda.

¿Por qué se produce? Por la confluencia de varios factores, principalmente las bacterias que producen ácido, el tiempo (que los dientes están expuestos a esos ácidos) y la calidad de la higiene oral.

¿Cómo se detectan? La caries la tiene que diagnosticar el dentista mediante las revisiones periódicas que han de tener lugar cada seis meses.

Si son los padres los que la observan, tienen que detectar un cambio de color en el diente que se vuelve blanquecino y sin brillo. En una fase más avanzada se observa un borde amarillo, marrón o negro a nivel de la zona careada.

¿Duele? Cuando la caries sólo afecta al esmalte no produce dolor. Sin embargo si la lesión se extiende, acabará llegando al tejido interior del diente, que es la dentina, en estos casos la ingesta de dulces y bebidas frías o calientes provoca dolor.

¿Qué medidas de prevención son aconsejables? Hasta el primer año de edad, basta limpiar los dientes con una pequeña gasa humedecida. A partir de los dos años se introduce el cepillo, de cabezal pequeño y cerdas suaves. Los padres tienen la labor de enseñar al pequeño pasándole el cepillo con delicadeza. La cantidad de pasta ha de ser mínima (el equivalente a una lenteja).

¿Puede afectar a otros órganos? En niños sanos no. Sin embargo, una infección en un diente hará progresar la caries hasta que los microbios lleguen al nervio y lo contaminen.

Si continuamos sin tratarlo, el nervio infectado provocaría pus, el cual buscaría una válvula de escape y provocará un absceso que, de no tratarse producirá una fístula (el camino hacia el exterior ).

Por lo tanto cualquier infección en el organismo, sea en la boca o en cualquier otra parte, puede provocar afecciones cardiacas en pacientes que han tenido problemas vasculares, cardiopatías congénitas o hayan padecido, por ejemplo fiebres reumáticas de pequeños.

 

En DENTIN ODONTOLOGOS tenemos un servicio de orientación y damos las instrucciones de higiene oral completamente gratuito y de forma personalizada.