El objetivo de la odontología conservadora es alargar la supervivencia de los dientes afectados por caries, traumatismos, malformaciones… Se encarga del mantenimiento, cuidado y conservación de la mayor cantidad de tejido dental sano posible, aplicando técnicas mínimamente invasivas como sellados de fisuras, obturaciones (empastes) simples o complejas.

Para ello, utilizamos materiales de última generación o aquellos que han demostrado a lo largo del tiempo su excelente efectividad.